Políticas Culturales

 

Lugares de encuentro:

Impulsores del cambio en las instituciones culturales Aborígenes de Australia (Traducción y reseña)

Traducción y Reseña del artículo: Meeting places: drivers of change in Australian Aboriginal cultural institutions, by Tod Jones & Christina Birdsall-Jones pages 296-317 pp. The International Journal of Cultural Policy. Dossier del número 3, Vol. 20, 2014.

 

 

 os autores plantean que las características de los Centros Culturales Aborígenes se forman a través de alianzas que son posibles gracias a la aceptación de derechos sobre la tierra, un giro cultural entre los aborígenes y los no aborígenes, y el cambio de los enfoques del desarrollo regional.

 

Los Centros Culturales Aborígenes:

• Entrelazan políticas culturales, basados en la cultura aborigen. se convirtieron en comunidades de aborígenes y no aborígenes.

• Construyen y enseñan una adecuada conducta hacia la cultura aborigen.

• Crean oportunidades económicas y sociales.

• Buscan formar el futuro de las próximas generaciones.

• Los centros han creado alianzas fuertes y organismos de financiamiento.

• Ha habido un incremento de estos centros en Australia.

• Han recibido poca atención por parte de los investigadores. Éstos se han preocupado por la arquitectura del edificio o la experiencia del creador. Pero solo el artículo de Christen (2007) sobre el centro Nyinkka Nyunyu Art and Culture Centre se basa en comparar el trabajo de los centros culturales indígenas con museos.

 

Las viejas prácticas de los museos situaban a la cultura indígena como reliquia histórica; las prácticas actuales en los museos critican esta postura. El reingreso de la cultura indígena al museo es fundamental para la forma en cómo éstos están definiendo sus prácticas de colaboración y cómo los aborígenes obtienen su propia visión de la historia y su régimen de valor reconocido y difundido.

Chrsiten y Clifford enfatizan que el capitalismo y el poder del Estado imponen límites y ejercen presiones a los centros culturales, pero las alianzas, la coproducción y colaboración dejan espacio para que emerjan interpretaciones y prioridades indígenas en el proceso de influir en la pantalla y el compromiso con la historia indígena, la cultura y la política. Clifford llama a esto entender el patrimonio y la identidad indígena como prácticas históricas actuales y no como tradiciones revividas. Prolongación San Antonio 169, Oficina B604, Carola, Alvaro Obregón, México DF, tel. 26140522 http://culturayciudadania.org.mx 91

 

El contexto australiano

 

Jennifer Craik caracterizó las políticas culturales australianas en dos direcciones: 1. un enfoque neo-mecenazgo hacia las artes de elite, donde un organismo financiado por el estado determina el fondeo a través de la evaluación de pares, que generalmente protege el status quo; 2. un enfoque instrumental de todo a través de las agencias artísticas y culturales que se crearon en la década de 1960. La cultura aborigen ha sido el centro de políticas de medio ambiente (patrimonio Aborigen), servicios de salud y sociales, programas de arte y estrategias turísticas.

El rol de la cultura en el desarrollo urbano y regional ha incrementado el alcance de la inversión del Estado en la política cultural y las artes en las localidades urbanas y estas tendencias también han aprovechado la capacidad para utilizar el consumo, en particular el turismo, como motor de empleo y crecimiento. Las comunidades han desarrollado una conciencia cada vez mayor de los derechos aborígenes y una conciencia de que grupos de no-aborígenes están interesados en esa cultura.

 

Aunque el tema de este artículo son los Centros Culturales Aborígenes, el análisis de los Centros Artísticos Aborígenes también es crucial:

 

1. Los Centros Culturales Aborígenes fueron posibles gracias al éxito de los Centros Artísticos, en especial por la forma en que transmitieron imágenes y conocimiento hacia lo nacional-popular, ya que demostró que eran una marca vendible.

2. Los Centras Artísticos son un punto de comparación para los Centros Culturales Aborígenes, lo que permite el análisis comparativo de este trabajo.

3. Los Centros Artísticos crearon un contexto en el que la cultura aborigen se percibe como un motor comercial, social y beneficios culturales de inversión pública y privada.

4. El arte aborigen se adoptó como símbolo del nacionalismo que da cabida a la diversidad cultural.

5. Los Centros Artísticos Aborígenes son un punto clave del gobierno para relacionarse con la población aborigen, sus problemas económicos, sociales y culturales y su derecho a mantener la cultura Aborigen.

 

Centros de arte aborigen y su influencia en la política cultural

El artículo describe un proceso de cambio en la política cultural en la que antes de los años setenta, los objetos culturales aborígenes eran ignorados, y sólo se tomaban en cuenta si encajaban con las convenciones europeas. En 1972 se estableció la Junta de Artes Aborígenes (AAB) en el Consejo de Australia.

 

Surgieron los centros de arte aborigen que se vieron como empresas y como medio para la autodeterminación y la expresión aborigen.

 

Para ser exitosos los centros de arte tenían que superar las diferencias geográficas y culturales, y, satisfacer las necesidades de los artistas, diseñadores de las políticas y del mercado. Estas políticas ocasionaron que durante los noventa se diera un periodo de privatización (Atlman, 2005) a través de un mercado calibrado para las bellas artes aborígenes. Los cambios de este periodo culminaron en un menor control de los Centros de Arte y los problemas de calidad para los distribuidores de arte continuaron ya que el mercado fue de libre acceso.

 

Hubo un aumento en la sofisticación y crecimiento del mercado y un compromiso con las empresas, los socios y los investigadores (Davenport 2011); la infraestructura física mejoró así como la gama de las actividades que realizan; existen organismos regionales que representan a los centros artísticos. Sin embargo, después de un periodo de auge, hubo una reducción de 52,1% en el promedio de ventas de arte entre 2007-2008 y 2010-2011. También observaron una caída del 69,1% en las ventas de subastas del mismo periodo.

 

Los centros de arte surgieron con una vocación (Desart, informe del Comité Permanente, 2007): mantenimiento de la identidad y la cultura; son lugares donde se respeta la ley y la cultura, un lugar de trabajo y generación de ingresos; distribuidor a una serie de mercados, de fortalecimiento de la comunidad a través de la juventud, la salud y actividades sociales, lugares de aprendizaje de arte y de habilidades administrativas, sitios de descanso, atención y apoyo informal especialmente para las personas mayores y las mujeres (2007, p. 31).

 

Un informe reciente indica que la empresa del arte contribuye a la salud, el empleo, la formación, comunidades más seguras. En muchas organizaciones aborígenes se observa que las ventas de arte son la única fuente de ingreso no gubernamental. Wright y Morphy (2000) encontraron que para los directivos de los centros de arte (en su mayoría artistas de alto nivel y tutores legales), el ingreso tiene una menor importancia, los centros son vistos principalmente como centros de práctica creativa, mantenimiento cultural y un lugar para facilitar a los artistas la producción de arte.

 

Estudio de caso: Gwoonwardu Mia Gascoyne Patrimonio Aborigen y Centro Cultural

Se eligió como método un estudio de caso de un centro cultural ubicado en Carnarvon en el noroeste de Australia Occidental, el Mia Gascoyne Patrimonio Aborigen Gwoonwardu y Centro cultural. Fue elaborado junto con un compromiso para evaluar las operaciones e impacto social y cultural en Carnarvon.

 

La investigación comenzó con un examen de la documentación existente sobre Gwoonwardu Mia, incluyendo actas de las reuniones y planificación. A raíz de la investigación documental, se realizaron 21 entrevistas con 23 encuestados que participaron en actividades. Nueve encuestados fueron de Gwoonwardu Mia. Esto incluyó 15 de los aborígenes y seis personas no aborígenes, todos de Gwoonwardu Mia.

 

Centros culturales Aborígenes y resurgimiento nativo en Australia

 

El artículo compara las características de los centros culturales con el estudio de caso, identificando por qué se han producido estos cambios y si hay pruebas que esto está ocurriendo de manera más amplia. Examina los cambios que tienen los centros culturales apoyados o influidos en la creación de alianzas y colaboraciones que hicieron posible el surgimiento de un nuevo tipo de institución cultural. Hay paralelos en Australia a la situación que Clifford describe en Alaska, con los derechos territoriales, políticos. Busca la comprensión de las características de las instituciones culturales aborígenes en Australia y entender el resurgimiento de la cultura Aborigen en Australia.

 

La discusión es un continuum entre un modelo de centro de arte más antiguo (que todavía está en uso hoy en día) y las características de una institución cultural aborigen más reciente:

1. Los centros culturales son menos propensos a ser de propiedad o estar bajo control de los aborígenes que los centros de arte, esto debido al entorno político que prioriza la responsabilidad y la colaboración sobre la autodeterminación. Si bien estos significa una menor autonomía para los grupos aborígenes, introduce la flexibilidad de tener mayor variedad de modelos de gobierno.

2. Los centros culturales tienen actividades más allá de la producción y comercialización de arte y artesanía. Actividades de Gwoonwardu Mia incluyeron auditorios y cafeterías ya que depende del turismo para generar ingresos y rendimientos regionales más amplios.

3. Financiamiento. El título de nativo es esencial para tener acceso al financiamiento de los centros culturales. Los fondos para Gwoonwardu Mia han sido a partir de una variedad de fuentes, muchos de ellos coordinados a través de la GDC. El dinero ha sido la fuente para equipar incubadoras semilla, oficina, equipos informáticos, el paisajismo y el patrimonio exhibido permanente.

4. Los beneficios que se producen más allá del empleo y la formación es diferente en cada centro de arte. A medida que se encuentran en ciudades más grandes con instituciones que proporcionan servicios sociales, los centros culturales son menos propensos a proporcionar un alivio frente a estas necesidades.

 

Los beneficios sociales identificados en las entrevistas en Gwoonwardu Mia, más allá del ingreso y la formación, estaban vinculados con la convivencia entre los residentes y visitantes aborígenes y no aborígenes y las tensiones dentro de la comunidad aborigen. Los cambios en la práctica museológica son un elemento crucial de la apertura de oportunidades para la presentación patrimonio Aborigen.

 

En lugar de la réplica de las prácticas culturales anteriores, estas actividades forman parte de un proceso complejo e histórico de cambio en la comunicación del patrimonio Aborigen y que probablemente transforme las prácticas de preservación cultural.

Al igual que en los centros de arte, el papel de los centros culturales como mediadores o constructores de alianzas entre las culturas aborígenes y no aborígenes da forma a sus características como instituciones.

 

Los centros culturales son una expresión institucional del resurgimiento de la cultura aborigen que con los reclamos de tierras y por medio de la creación de alianzas ha logrado mejorar en la presentación y compromiso.

 

Tres cambios en el contexto de las relaciones aborígenes y no aborígenes han hecho esto posible.

1. El derecho a la tierra. Los resultados de las reivindicaciones de tierras requieren más investigación, en particular la influencia de la cultura en las reivindicaciones de tierra y en las iniciativas exitosas.

2. El énfasis en un nuevo tipo de desarrollo regional que incluye un enfoque social y cultural y con frecuencia sus vínculos con los resultados económicos.

3. El cambio final en la actitud hacia la cultura en las comunidades aborígenes y no aborígenes. Para los aborígenes de Carnarvon "cultural" no es sólo una descripción de los contenidos del centro, sino que se extiende a la forma en que se maneje y quién tiene acceso. La puesta en primer plano de este conocimiento hace hincapié en que los centros culturales aborígenes hacen más que presentar el patrimonio. Son lugares en donde los procesos culturales y las políticas son negociados y avanzan.

 

Las alianzas son los elementos cruciales en la determinación de si una institución cultural tiene la capacidad de expresar de forma dinámica una identidad aborigen en particular y determina las características de la institución.

 

Los centros culturales en los alrededores de las comunidades aborígenes, los centros regionales más grandes y el público no aborigen abren oportunidades para nuevas alianzas y una mayor inversión. Si bien estas iniciativas no traerán el  cambio socio-económico estructural por sí solos, estos proyectos están alineados a los cambios y las iniciativas que tienen el potencial de traer ese cambio. Christen llama a los sitios culturales “centros de deseos locales y nacionales para el éxito histórico material y cultural” (2007, p. 118) y Clifford llama a tales proyectos “importantes coaliciones de esperanza” (2004, p. 23).

 

Aunque existan diferencias entre los centros culturales y fracasos que dañen la reputación y agenda aborigen, los beneficios materiales para los participantes aborígenes, las alianzas significativas, la importancia simbólica de sus representaciones y su éxito, hace de los centros culturales de aborígenes un desarrollo interesante e importante en la política cultural de Australia.

 

L