Políticas Culturales

Construir comunidad, a través de la Agenda Digital de la Cultura

 

***Construir una comunidad iberoamericana, uno de los objetivos de la Agenda Digital de la Cultura

*** Integrar a la cultura con la educación y la economía, a través de acciones digitales es una fórmula con la que se guiará el trabajo de los países que se adhieran a esta Agenda

onstruir una comunidad iberoamericana” es uno de los objetivos que emanan de la reunión de trabajo celebrada los días 10 y 11 de diciembre en el Palacio de Bellas Artes para la implementación de la Agenda Digital Cultural para Iberoamérica (ADCI).

 

 

El inicio de los trabajos contó con la participación de varios países: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, España y México así como del apoyo del Conaculta y de la Organización de Estados Iberoamericanos.

 

El grupo de trabajo integrado por estos países está marcando varios retos cuando de lo digital se trata. A diferencia de otras reuniones, donde lo técnico tiene prioridad, para esta ocasión lo que prevaleció fue el énfasis en que, el trabajo en red a nivel regional, debe considerar el reconocimiento de las diferencias culturales; las pautas y propios procesos, así como los contextos nacionales de desarrollo digital.

 

Este grupo se conformó con el objetivo de lograr el fomento de un espacio iberoamericano de contenidos digitales; proporcionar apoyo para la digitalización y divulgación del patrimonio cultural de Iberoamérica; incentivar la difusión y el acceso en Internet de contenidos culturales iberoamericanos de alta calidad, respetando la diversidad cultural y los derechos de propiedad intelectual; impulsar el desarrollo de las empresas y emprendedores culturales iberoamericanos, en especial de las que utilizan las TIC como medio de creación y difusión de contenidos y; reforzar el papel de Iberoamérica en los foros internacionales de las TIC.

 

Esta reunión, reitero, no se guió por lo técnico, sino por el fortalecimiento de la cultura iberoamericana, a partir de la cooperación horizontal, equitativa y solidaria. Para hacerla efectiva se propusieron varias acciones, no obstante, se destacaron dos grandes elementos que son parte de un enfoque transversal y que cualquier acción con la que se decida colaborar tendrá presente: la educación y el fomento a la economía local.

 

La educación, la cultura y la innovación “son factores clave para la erradicación de la pobreza así como para alcanzar un desarrollo sostenible más dinámico que favorezca a todos los seres humanos”, como se menciona en la Declaración de Veracruz, documento generado en la XVIII Conferencia Iberoamericana de Cultura, llevada a cabo en la ciudad de Veracruz los días 8 y 9 de diciembre de este año.

 

Integrar a la cultura con la educación y la economía, a través de acciones digitales es una fórmula con la que se guiará el trabajo de los países que se adhieran a esta Agenda. Es la base de un lenguaje en común, una forma de aportar a la integración del trabajo colaborativo. Por lo pronto una de las tareas pendientes es un Mapa Tecnológico de toda la región Iberoamericana, así como dar fuerza a los programas, proyectos e iniciativas iberoamericanas que fortalezcan el desarrollo cultural de los jóvenes, la primera infancia y las mujeres en materias de artes visuales y sonoras, patrimonio tangible e intangible, entre otros, a través de estrategias de inclusión y empoderamiento.

 

Algo que demostró esta reunión es la necesidad de optimizar los recursos, compartir los distintos contenidos de calidad y generar sinergias de acompañamiento, así como buscar una participación activa de la ciudadanía en procesos digitales culturales. En el caso de México la colaboración también mantendrá un trabajo colaborativo local, con la participación de instituciones como el INBA, el INAH o de programas como Alas y Raíces y de otras áreas sustantivas en cuanto patrimonio, educación y cultura. Es reconocer a un México que se está transformando y donde las instituciones culturales tienen que responder a estos cambios proporcionando actividades de calidad que fortalezcan el desarrollo cultural, el acercamiento al patrimonio desde la tecnología a través de contenidos escolares, desarrollo cultural infantil y juvenil; y la recuperación de las mejores prácticas en distintos ámbitos que sean posibles de replicar en beneficio de la convivencia y la inclusión social en Iberoamérica.

 

Así, la Agenda Digital Cultural para Iberoamérica está trazando sus rutas de trabajo y, en palabras de Enrique Vargas Flores (a cargo de la Secretaría General Iberoamericana), aportando en la construcción para que a largo plazo, en diez años, “seamos una comunidad iberoamericana” motivante e integrada por la tecnología y una cultura digital.

 

C