Políticas Culturales

 

Cuantificación de las Industrias Culturales y Creativas en

el Distrito Federal

***Las Industrias Culturales y Creativas (ICC) representan una herramienta necesaria para el desarrollo económico y social del país

 

***Son los proyectos culturales los que dimensionan de manera significativa la calidad de vida de una localidad

as actividades, los servicios y los productos culturales resultan determinantes para el desarrollo económico y social de una comunidad, municipio, estado o región. Desde la publicación del ¿Cuánto Vale la Cultura? Contribución Económica de las Industrias Protegidas por los Derechos de Autor en México existen argumentos suficientes para caracterizar a la cultura como un sector productivo y rentable, con renovado potencial para contribuir al crecimiento económico. Posterior a ese ejercicio de cuantificación a nivel nacional se ha buscado llevar a cabo estudios de este tipo a un nivel más desagregado, como el regional y local.

 

La Ciudad de México es identificable como una unidad social y económica con demarcaciones políticas, pero también con una dinámica y vibrante comunidad cultural que contiene elementos patrimoniales, que genera y atrae creatividad en términos de una vasta diversidad y que se constituye en una fuente de generación de riqueza artística, económica y cultural.

 

La capacidad de atraer inversiones productivas que tiene una ciudad o región depende de la calidad de vida que ésta pueda ofrecer a sus propios residentes y a los de otras regiones. Y son precisamente los proyectos culturales los que dimensionan de manera significativa la calidad de vida de una localidad.

 

Actualmente, las Industrias Culturales y Creativas (ICC) representan una herramienta necesaria para el desarrollo económico y social del país. En los últimos años se ha demostrado que el valor de la creatividad, es decir, el insumo que detona el sector económico de la cultura, representa un tipo de capital intangible cuyo valor es explorado por diversos países y ciudades en el que México no es la excepción. En particular, a partir de las series “Cultura y desarrollo humano: aportes para la discusión” y “Cultura y economía: vínculo para el desarrollo” publicados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) se sabe que el sector cultural es un ámbito económico, productivo y rentable para el Distrito Federal y los demás municipios que ZMCM.

 

En términos económicos, y partiendo de información quinquenal del Sistema de Cuentas Nacionales liberada en un periodo de tres años posterior a su obtención, el desempeño de las actividades que derivan de las industrias basadas en la cultura y la creatividad en 2003 representaron 4.88% del total del PIB ($71,909 millones de pesos) de la ZMCM. Al incluir el componente de economía sombra esta cifra asciende a 8.29%. Replicando el análisis únicamente para el Distrito Federal, las ICC de la economía formal ascendieron a 5.43% del PIB ($90,056 millones de pesos). Al incluir el componente de economía sombra la participación se incrementa a 8.92%.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Además, se encontró que esta industria genera 308 mil 739 empleos en el D.F., si se toma en cuenta la economía sombra éstos ascienden a 442 mil 092 empleos. Por su parte los municipios que conforman la ZMCM generan 444 mil 418 empleos, contando la economía sombra esta cifra a 766 mil 857. El alto porcentaje con el que las ICC contribuyen al PIB y al empleo, tanto de la ZMCM como del Distrito Federal es derivado de las economías de aglomeración. En México, al igual que en otros países es posible observar que las ICC tienden a concentrarse en áreas específicas creando clústeres. Por ejemplo, en el campo de las artes escénicas es común que las industrias que componen este subsector se establezca en ciudades que con escala de espectadores para que puedan representar suficiente viabilidad para las producciones. De forma tal que este factor propicia la atracción de artistas y espectadores del resto de las ciudades del país. Mostrando así, que en el caso de las ICC, los efectos de las economías de aglomeración resultan favorables.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es de suma importancia, con base en los números antes expuestos, que se analicen con mayor detalle las actividades basadas en la cultura y la creatividad de la Ciudad de México y su área Metropolitana, a fin de determinar su peso económico y los beneficios sociales de implementar políticas públicas específicas que sirvan para explotar el potencial de este importante sector de actividad económica. Lo anterior con independencia de que dichas actividades sean o no cuantificadas por las estadísticas oficiales.

 

Este análisis representa un ejercicio pionero en México y la región pues mide la actividad económica basada en la cultura desde una perspectiva que abarca más allá de las industrias culturales, al tiempo que se concentra en una región específica como la ZMCM.

 

Con todo, es importante que este tipo de análisis se desarrolle para el resto del país como un esfuerzo conjunto dirigido a identificar las dolencias y carencias del sector cultural y a permitir a los gobiernos hacer políticas públicas específicas que ayuden a potencializar los cuantiosos beneficios que resultan de la cultura.

 

L