Políticas Culturales

Michoacán. Primeros resultados

 

***En términos de cobertura las acciones también son relevantes. Prácticamente todos los municipios y regiones del estado han recibido algún tipo de atención sea por la presentación de espectáculos, por la dotación de equipos y acervos o por la realización de obras de infraestructura.

l presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Lic. Rafael Tovar y de Teresa presentó recientemente un informe sobre los avances del Programa Especial de Acción Cultural Michoacán 2014 cuyas actividades abarcan un periodo de siete meses. Visto en términos cuantitativos los resultados son más que notables: una inversión de alrededor de 200 millones de pesos, 8 caravanas con artistas de renombre y 79 grupos artísticos, además de la presentación de 5 espectáculos de compañías internacionales que participaron en el Festival Internacional Cervantino.

 

Otra acción de gran relevancia fue la creación de una red de espacios de exhibición de cine nacional formada por 99 bibliotecas, 27 casas de lectura, 4 cine clubes y 20 comedores comunitarios. Es destacable en este programa la dotación de 150 paquetes de exhibición y catálogos.

 

El Sistema de Fomento Musical ha fortalecido 19 agrupaciones musicales. En la mayoría de estos casos se les ha dotado de instrumentos musicales. A partir de diversos programas como el Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMyC), y el Concurso para Obtener Apoyos a Proyectos Culturales lanzada el 8 de julio pasado se apoyaron alrededor de 180 proyectos culturales de todo el estado. También se reforzaron los acervos de más de 200 bibliotecas y se han realizo importantes obras de infraestructura tanto en grandes ciudades como en municipios de dimensiones modestas. En fin se trata de un activismo cultural que parece arrollador.

 

En términos de cobertura las acciones también son relevantes. Prácticamente todos los municipios y regiones del estado han recibido algún tipo de atención sea por la presentación de espectáculos, por la dotación de equipos y acervos o por la realización de obras de infraestructura.

 

¿Cómo evaluar estas actividades en términos cualitativos? Destaco varios aspectos:

 

En cuanto a la calidad de los espectáculos presentados a través de caravanas o acciones unitarias ha habido importantes acciones con artistas profesionales en regiones y ciudades en las que no sería fácil la presentación de artistas como Armando Manzanero o Lila Downs. También las compañías de participaron en el Festival Cervantino, que por lo común se presentan en las mejores instalaciones de los estados, llegaron a comunidades con infraestructura modestas. Llevar espectáculos de calidad a comunidades pobres y apartadas está lejos del asistencialismo cultural de otras épocas.

Es de destacarse también la gran diversidad de expresiones culturares que se han realizado: abarcan tanto los espectáculos con artistas profesionales como de grupos comunitarios; actividades en los campos de las bellas artes y también de fomento de las prácticas tradicionales; acciones relacionadas con el patrimonio así como con el cine y los fonogramas; en fin, acciones comunitarias, regionales, nacionales e internacionales.

 

El fomento de acciones comunitarias se ha hecho con una inversión de recursos significativa: 13 millones para el concurso de apoyos a proyectos culturales, la dotación de instrumentos a orquestas y ensambles musicales, la formación de profesores, la provisión de equipos y acervos. Se trata de apoyos que siguen las líneas básicas de la animación cultural, el fortalecimiento de las identidades, la educación artística, el apoyo al emprendimiento cultural y la protección del patrimonio.

 

Una de las innovaciones de este programa es el fomento del trabajo en red. Se trata por una parte de propiciar el contacto, el conocimiento, la colaboración de grupos y comunidades. De esta manera se tuvo en cuenta en la convocatoria para apoyar proyectos culturales que hubiera grupos o artistas que no trabajan en sus municipios de residencia. Esta es una orientación sutil interesada en la promoción del intercambio y el diálogo y desde luego hubo grupos que mostraron el liderazgo y la seguridad para ello.

 

Creo que la innovación más relevante ha sido de carácter organizativo: el CONACULTA y la Secretaría de Cultura de Michoacán han debido de trabajar juntos y en colaboración con casas de cultura y otras instituciones. Y el propio Consejo ha desarrollado una acción de coordinación de 19 de las instituciones que lo conforman a pesar de que muchas de ellas tienen un origen y misión que las hace poco dispuestas a un acercamiento.

 

¿Qué sigue? Desde luego hay que poner atención en la evaluación de los resultados y en la corrección de aquellas acciones que han tenido la repercusión en la promoción del diálogo y la concordia en las comunidades, pero también deberá reconocerse que el principal factor de éxito de estas acciones se ha basado en el capital humano. Hay una gran experiencia acumulada que ha servido para que en pocos meses haya sido posible desarrollar esta actividad que parece frenética. Y más necesario aún será la formación de los agentes comunitarios que permitan convertir una clase de música, una caravana artística o una función de cine en oportunidad para la paz.

 

 

 

 

 

E