Políticas Culturales

Moda, fetiche o accesorio:

Valoración contingente de los festivales de artes escénicos y visuales en Singapur (traducción y reseña) 1

 

Traducción y Reseña del artículo: “Fad, fetish or fixture: contingent valuation of performing and visual arts festivals in Singapore”. By Sharon Chang & Renuka Mahadevan, pages, 318-340, The International Journal of Cultural Policy.

Dossier del número 3, Vol. 20, May 2014.

os autores Sharon Changa y Renuka Mahadevana son miembros de la School of Economics, University of Queensland, Brisbane, Australia.

 

Los autores proponen un marco analítico, a partir del método de la valoración contingente, en el que se incorporan tanto los beneficios intrínsecos como instrumentales de las artes. Pretenden demostrar la importancia de un enfoque holístico en la evaluación del sector de las artes para la financiación pública, y, extraer implicaciones para la política cultural.

 

El propósito central es demostrar que el uso de una valoración contingente (contingent valuation CV) para establecer la disposición a pagar (willingness to pay WTP) por festivales de arte y el modelaje de los factores determinantes de esta WTP pueden arrojar información para formular políticas culturales y eventos culturales.

 

La mayoría de los estudios en los que ha utilizado la CV se ha hecho en países desarrollados. El estudio presentado en este artículo se realiza en Singapur, su población se caracteriza por una dicotomía que comprende una pequeña “élite” y el resto de la población.

 

Existen cuatro segmentos de mercado delineados por tres criterios: el interés declarado de la población en el arte y la cultura; su asistencia a eventos de arte y cultura y la probabilidad declarada de asistir a eventos futuros de arte y cultura. En un extremo de la población están los “amantes del arte,” que representan el 14%. En el otro extremos están los que no tienen interés en el arte ni asistirán a eventos artísticos, 22%. En medio están los segmentos de “alto potencial”, 22% y “potencial” que comprende 36%.

 

Los estudios de caso son los festivales de arte. Sobre éstos hay que considerar lo siguiente:

- Antes los festivales de arte reunían a la élite social y cultural.

- A partir de la posguerra éstos fueron un mecanismo para fomentar el turismo. –

 

Recientemente se utilizan para conferir un distintivo e imagen a los lugares y fortalecer las ciudades.

 

-El financiamiento público es crítico. Los criterios cuantitativos de las políticas culturales para asignar los escasos recursos públicos incluyen el número de visitantes que el festival genera. Este tipo de criterios no captan el valor potencial que representan los no-clientes de los festivales.

 

El artículo compara y contrasta analíticamente dos eventos culturales internacionales, uno de artes escénicas antiguas y otro festival de artes visuales de nueva creación. A diferencia de los análisis económicos convencionales que sólo miden el valor de uso de las artes, la encuesta CV permite medir el valor económico total de las artes que comprende tanto su uso como sus valores de no uso a través de WTC (Willingness- to- pay.) Esto permite a los encargados de la política pública contar con evidencia de los beneficios inciertos de un particular bien público y así asignar el recurso.

 

Otra contribución del artículo es que la comparación de dos eventos internacionales permite que las mediciones intrínsecas -sociales y de negocios -de los efectos de los elementos en el marco analítico son probados empíricamente. El modelo es enriquecido con la inclusión de variables que miden actitudes, preferencias, motivaciones de la visita y experiencias del visitante a la WIP.

 

La tercera contribución está en la dimensión adicional para políticas (en términos de financiamiento público) que pueden ser derivadas a partir del análisis de dos diferentes grupos de personas, los "clientes" para el festival de artes visuales y el público general. Esto también tiene implicaciones para los programas públicos que buscan alcanzar aquellos segmentos de la sociedad que tienen menos oportunidades de acceder a los placeres artísticos, los culturalmente menos expuestos.

 

Las artes y el sector cultural en Singapur.

Singapur se independizó en 1965. Pasó de ser una economía de mano de obra a una sofisticada economía de servicios. Desde 1989, después del reporte de Advisory Council on the Culture and the Arts, la escena artística y cultural ha incrementado en infraestructura y financiamiento público.

 

A partir del año 2000 las políticas culturales se orientaron a partir de la idea de que la creatividad cultural es necesaria para la economía, la ciencia y la tecnología. El Renaissance City Plan, 2000, dio más valor a las artes para desarrollar a personas

con la capacidad cultural y de aprendizaje para un mundo globalizado. Se le analiza en tres fases:

 

- Primera fase, asignar más fondos públicos a las agencias de promoción de arte y cultura. Sin embargo, los fondos siguen siendo menores en comparación con otros programas de desarrollo social y económico. La diferencia fueron las motivaciones instrumentales para promover el arte y la cultura.

- Segunda fase, considerar a las artes y el sector de la cultura como un crisol importante para las industrias creativas.

- Tercera fase, transformar a Singapur en una ciudad global, de talentos internacionales, incluyente, diversa y con identidad nacional.

 

En 2010 se hizo una revisión de las estrategias culturales implementadas. El objetivo a largo plazo era crear iniciativas para mejorar el acceso a las artes y la cultura, la intención era doblar el porcentaje de habitantes asistentes a un evento cultural. Hasta la fecha los datos compilados muestran el impulso dado al sector cultural.

 

Encuestas y análisis

Los estudios de caso son el Arts Festival, que data de 1977, y el Biennale, exhibición de arte visual contemporánea desde de 2006. Ambos festivales tienen eventos gratuitos y pagados y son patrocinados por el Nacional Arts Councils.

 

Las encuestas se realizaron mediante entrevistas cara a cara a clientes, en mayo-junio de 2009 en el Arts Festival con 800,000 visitantes; en la Biennale en septiembre y noviembre de 2008, con medio millón de visitantes, se entrevistó a clientes y no clientes (éstos vía telefónica) del festival. La muestra de los entrevistados fue representativa al número de residentes de Singapur.

 

Se establecieron variables a utilizar en el modelo empírico y variables estadísticas como características socio-demográficas, clasificación de la experiencia (dada por los entrevistados), y para indicar la motivación de su visita, preferencias y actitudes.

 

En el componente CV se les presentó, a los encuestados, el escenario de la suspensión del festival por falta de fondos y patrocinios. Se les dio a elegir entre un rango de WTP la cantidad que estarían dispuestos a pagar en forma de donativo para tener los beneficios del festival. Se observó que de las personas que no habían oído hablar de la Biennale, 10.7% no estarían dispuestos a pagar. No fue distinto en el caso de las personas que visitaban por primera vez el Arts Festival.

Metodología y resultados

El principal objetivo es estimar el valor económico total que Singapur coloca en un evento cultural. Para Throsby al aumentar el ingreso disponible e incrementar el nivel de educación y el tiempo libre también se incrementará la demanda de las artes escénicas. La primera hipótesis es que al ser Singapur una economía próspera en desarrollo, sus habitantes tendrían un aprecio por el valor de la cultura que se reflejaría en un WTP distinto de cero para los festivales de arte. El resultado fue que el WTP de los clientes es superior al de los no-clientes de la Biennale. Hay otros estudios que lo sustentan: Bille Hansen (1997), encontró que los usuarios del teatro en Copenague estaban dispuestos a pagar al menos tres veces más que los no-usuarios; Thompson, et al. Mostró que en Kentucky los hogares de los usuarios de arte estaban dispuestos a pagar mucho más que los hogares en general para apoyar espectáculos de arte y exposiciones. En contraste, Sanz et al. (2003), no encontró gran diferencia entre la valoración de los usuarios directos y los potenciales. Tampoco para Tuan y Navrud (2008) hay gran diferencia entre lo que está dispuesto a pagar el visitante local y el no-visitante a un sitio de patrimonio cultural en Vietnam.

 

La estimación más conservadora del WTP sería: de los no-clientes de la Biennale, el valor de no-uso del evento era al menos $30.7m, que es mayor que el presupuesto anual de los festivales de arte S$10m, de los que S$8m son financiados por el gobierno. Esto sugiere que puede haber un valor social neto si se continúan financiando estos dos festivales. Las estimaciones de no-uso del evento se utilizan para complementar el valor de uso y el impacto económico en el análisis costo-beneficio de los eventos.

 

Un segundo objetivo del estudio era establecer qué género artístico genera mayor WTP. Se concluyó que las artes contemporáneas tienen más WTP. Esto se puede deber a tres razones:

 

1. La preferencia de las artes escénicas sobre las visuales. Puesto que las escénicas abarcan más, danza, música, etc.

2. El aprendizaje de consumo. El Arts Festival tiene más tiempo y está más presente en el paisaje cultural de Singapur.

3. Los organizadores del Arts Festival han tenido más tiempo para conocer los gustos culturales de los residentes locales y saben como reunir un público más amplio.

 

Los expatriados tienen un mayor WTP que los locales. Esto se puede explicar:

1. tienen un mayor aprecio por la cultura y el arte de Singapur.

2. Tienen mayores ingresos y provienen de países más desarrollados con mayor tradición y oportunidades para disfrutar el arte y la cultura.

3. Provienen de otro país y están dispuestos a conocer el arte y la cultura del país de residencia.

El WTP de los turistas es mayor para la Biennale. Sin embargo, no es claro si esto se debe a que los turistas suelen estar más dispuestos a gastar en sus vacaciones o existen sesgos estratégicos e hipotéticos (Venkatachalam 2004) desde que saben que el gobierno no tendría ningún medio para hacer cumplir el pago. En ambos festivales el mayor WTP es de los mayores de 60 años. Tienen más ingresos y mayor nivel educativo.

 

Un tercer objetivo pretende entender qué factores impulsan el WTP para los festivales. Esto se hizo mediante la estimación de modelos de regresión de intervalo de los rangos de WTP. Para el Arts Festival el patrón de edad es una variable significante para establecer el patrón de WTP. Indica que este festival tiene seguidores de mayor edad porque se ha realizado hace más tiempo. Esto se refuerza por el hallazgo del impacto positivo sobre la WTP por el número de años que los encuestados habían asistido. Es el mismo caso con la Biennale, es mayor el WTP de aquellos que la visitaron la primera vez. Esto sustenta la creencia de que el arte es una experiencia buena; lo que se adquiere da lugar a una demanda acumulativa al pasar el tiempo.

 

La persona más educada aprecia más las artes escénicas y está dispuesta a pagar más. Esto se presentó en ambos festivales. Throsby (1994) señaló la correlación positiva entre el consumo de las artes a largo plazo y la educación. A medida que el perfil educativo de Singapur mejore, el WTP de estos festivales aumentará.

 

Por el estatus de los padres se tiene la hipótesis de un efecto positivo debido a dos razones: 1. Las artes están asociadas con la creatividad, los padres estarán más dispuestos a pagar para brindarle a sus hijos más horizontes y mejorar su creatividad. 2. los festivales duraderos son un legado cultual que la generación actual dejará a las futuras generaciones.

 

Sin embargo se descubrió que los padres casados con hijos de la Biennale no estaban dispuestos a pagar más. Mientras que en el Arts Festival ser padre no representó un impacto en el WTP. Se tienen tres razones que explican el comportamiento en la Biennale: 1. La muestra de padres con hijos fue pequeña para tener un impacto en el resultado. 2. los padres con hijos son más cuidadosos con los gastos. 3. la oferta cultural para niños es poca.

 

En el Arts Festival el valor del legado fue un determinante insignificante para el WTP. Esto puede ser porque 8 de 10 clientes era soltero. Además hay mayor equilibrio de padres y no-padres entre los que han asistido al Arts Festival por más de 10 años; su representación en la encuesta, como en el caso de la Biennale, pudo ser muy pequeña para hacer una diferencia en el WTP.

 

La mayoría de los eventos especiales hacen una encuesta al final para medir la satisfacción del consumidor. En ambos festivales se obtuvo una puntuación mayor

a la promedio que afectó positivamente el WTP pero hubo dos anomalías: En la Biennale la satisfacción con las obras de arte tendió a deprimir la cantidad de dinero que los visitantes estarían dispuestos a pagar. Y la satisfacción en general en su visita no afecto el WTP. Estos hallazgos reiteran la importancia de que los gobiernos consideren una variedad de medidas en la evaluación de los eventos con subsidio público.

 

Las motivaciones subyacentes para asistir a estos eventos tienen distintos impactos para el WTP de los festivales. Los visitantes del Arts Festival están interesados a priori en el arte y están más dispuestos a pagar mayores cantidades para apoyar el festival. Caso contrario de los visitantes cuyas motivaciones fueron el conocer o relajarse. Éste es el caso también de los visitantes a quienes les recomendaron el festival y no se cumplieron sus expectativas.

 

La mayoría de las variables de actitud –que no solo tienen que ver con la percepción sino también el valor subyacente que le dan a las artes- no afecta el WTP de los no-clientes de la Biennale. Para clientes y no-clientes de la Biennale, entre más fuertemente estén de acuerdo en que las artes escénicas en Singapur deben tener un evento icónico similar al Arts Festival, más estaban dispuesto a pagar.

 

Los factores que tuvieron un impacto positivo en los clientes de ambos festivales son aquellos que reflejan los beneficios personales y comunitarios del evento, por ejemplo aquellos que reconocen la importancia de los festivales para mejorar la reputación de Singapur como una ciudad global de arte y cultura.

 

Sin embargo, de ninguno de los festivales se percibe que ha contribuido a la calidad de vida y a la economía para querer pagar más. Entre más coinciden los clientes en que los festivales proveen de beneficios a la comunidad tanto como el orgullo nacional, la comprensión de la cultura y la unión entre grupos étnicos, menos están dispuestos a apagar. Esto refleja el problema inherente a la característica de percibir a los festivales de ser un bien cuasi-público.

 

Festivales en la política cultural

Los Festivales siempre han sido fenómenos culturales. Recientemente el turismo se volvió parte importante de la economía y la definición de festival se amplió para incluir cualquier evento cultural celebrado en temporada turística (Hunyadi et. al 2006). Así sucedió en los 70`s y 80`s en ciudades europeas que buscaron fortalecerse por medio de festivales. Sin embargo, la tasa de éxito fue distinta si se mide en términos de impacto de negocio, social y artístico.

 

La organización de eventos a gran escala es costosa; teniendo en cuenta la naturaleza de bien cuasi-público de los eventos culturales, los subsidios del gobierno son necesarios, sobre todo en los primeros años del evento. Por lo tanto,

la asignación eficaz de los recursos públicos corresponde a los responsables políticos para aclarar el verdadero papel que estos festivales juegan. Para Singapur, hacer la transición desde un país en desarrollo de arte y cultura hacia un medio particular de eventos y festivales, es visto por expertos como algo integral, tanto del estilo de vida como del turismo de Singapur.

 

Una pregunta pertinente es: ¿estos festivales son una moda pasajera, un caso de los políticos que llevan a cabo la evaluación comparativa de competitividad internacional y saltan a este tren de festival mundial para asegurar que el país obtiene su parta de turista cultural? O ¿son un fetiche nacido en la percepción gubernamental de que teniendo festivales para cada género artístico señalan la llegada del país como primera sociedad mundial o su nueva imagen de ciudad funcky? O ¿realmente son algo fijo que evoluciona naturalmente y concomitantemente con una mayor educación, una población rica y sofisticada, lo que refleja el logro de los resultados que figuran en varios documentos de la política cultural de Singapur?

 

Podría decirse que si estos eventos caen en la categoría de moda o fetiche, sería el equivalente a pagar por una campaña de marca en lugar de convertirse en un intento de crecimiento sostenido de apreció por las artes y la cultura. En este contexto, la decisión de financiamiento debe tomarse como parte de turismo en lugar de la política cultural. Dada la limitada financiación pública para la cultura, sería más fácil justificar el apoyo a un festival que tiene la potencialidad del Edinburgh Internacional Festival.

 

Lo Fijo como elementos fetiche

 

El Arts Fest es más un fijo que una moda gubernamental.

1. Cuando el festival se creó no respondió a alguna tendencia de regeneración-urbana a través de festivales, sino al objetivo de reforzar la identidad entre ciudadanos multi- étnicos de la nueva ciudad industrializada.

2. el Festival ha cosechado un público fiel.

 

La Biennale es moda y fetiche:

1. Su lanzamiento coincide con la proliferación de bienales y trienales. Respondió a la ambición de gobiernos locales por promoverse como centros culturales.

2. Dado que la reunión del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial sería en Singapur, la Biennale recibió fondos públicos pues parecía una buena plataforma para mostrar al país como una ciudad global, artística y cultural.

 

Es temprano para saber si estos eventos culturales despertarán el interés de los habitantes de Singapur por el arte contemporáneo. Sin embargo, las señales son alentadoras. Esto puede ser que la historia del Arts Fest así como el aumento de la exposición de los habitantes a la oferta cultural de otros países, los han

preparado para disfrutar una mayor variedad de ofertas culturales y están dispuestos a pagar, incluso, por un festival de un género artístico diferente.

 

La Biennale, comenzó como una moda o fetiche, pero tienen el potencial de convertirse en uno fijo similar al Art Fest. La realización de estudios de CV para obtener las cantidades WTP que reflejan el uso de los festivales y valores de no uso, ayudan a determinar, después de la comparación con los presupuestos asignados a los organizadores de estos festivales de arte, que sin duda los festivales merecen una continua inversión pública.

 

Gusto local en lugar de atractivo global

Una razón importante para asegurar que un evento cultural satisface al paladar local es que asegure que tiene un valor de legado. El valor de legado no fue significativo en la explicación de la cantidad de WTP. Pero sí hay una relación entre la lealtad del encuestado con el Art Fest y la probabilidad de estar dispuesto a apoyar financieramente el Festival. En resumen, la apreciación del valor de legado del Arts Fest predispone a estar dispuestos a pagar, pero no tiene ningún efecto sobre la cantidad que uno esté dispuesto a pagar. Esto le da cierto apoyo a la conclusión de que la gente no considera las generaciones futuras en su actual apoyo a las artes. (Brooks 2004).

 

Otra explicación para este resultado poco significativo es que la gente no ve en las artes el valor de legado como lo ve en los deportes. Estudios muestran que los visitantes y las personas preocupados por un legado particular, estaban dispuestos a pagar más por su preservación.

 

Como se vio de la Biennale, un evento nacido por moda o fetiche puede evolucionar con el tiempo hacia un evento fijo a través de un aprendizaje por consumo. Los hallazgos del trabajo refuerzan la importancia que tiene para los organizadores explorar qué aspectos de estos festivales de arte deberían y podrían ser mejorados, de manera que los ciudadanos de Singapur pueden relacionarse con el evento como un legado cultural para futuras generaciones.

 

La inversión constante en el capital humano y los esfuerzos de promoción

Sólo algunos elementos adicionales a los valores intrínsecos y de la comunidad de las artes se han convertido en determinantes positivos y determinantes para el WTP. Dos implicaciones: 1. Ya que las personas son conscientes de que los festivales de arte puede traer beneficios específicos a ellos o a su comunidad, los responsables de la política cultural deben diseñar programas de comunicación para mantener y fortalecer esa conciencia. Esto puede ayudar a asegurar que los festivales que se han convertido en fijos sigan siendo valorados, y los que fueron

establecidos como respuesta a una tendencia mundial puedan convertirse en fijos. 2. En segundo lugar, los encargados de la política deben tratar de comprender por qué la población no percibe los otros aspectos benéficos de las artes (impacto en el negocio y el valor de legado) o por qué no están motivados por estos otros aspectos para así estar dispuestos a pagar más para apoyar los eventos culturales; y, posteriormente, los programas de diseño para hacer frente a estas deficiencias.

 

Singapur ha invertido en infraestructura, pero una estrategia clave para asegurar profesionales de las artes es invertir en capital humano. La idea de que la exposición temprana a las artes, en los programas base de la escuela, aumenta el interés en el consumo de arte ha sido apoyada por varios estudios (Dobson and West 1997, Ekelund and Ritenour 1999, Moore School of Business 2002). La capacidad de comprender una obra de arte mejorará la percepción individual de que él o ella están consiguiendo más valor por el dinero del evento, y por tanto, es probable que aumente el WTP.

 

El arte es una asignatura obligatoria en Singapur pero no se ha elevado el nivel de apreciación del arte y la creatividad. Esto se puede deber a énfasis en áreas equivocadas, poca exposición a las artes en secundaria y falta de instructores.

Nuevas iniciativas han reformado los planes de estudio: más horas de la asignatura de artes, una academia que prepare profesores. Sin embargo estas iniciativas solo se aplican a escuelas primarias.

 

La evidencia empírica en este estudio también es compatible con el modelo de la demanda para las artes de Lévy-Garboua y Montmarquette (1996) con el aprendizaje-por consumo, esto es, el consumo de las artes afecta el consumo actual. Por lo tanto, la subvención de las artes con el fin de dar a las nuevas generaciones la igualdad de oportunidades para invertir en la adquisición del gusto sería una política de mejora. Esto crearía una demanda doméstica sostenible de las artes y de la cultura y la evidencia sobre WTP indica claramente el potencial de obtener más fondos de los clientes a través de un precio más alto. Pero existe evidencia de que los no-clientes también están dispuestos a pagar más, así aparece una posibilidad de incrementar los fondos para las organizaciones artísticas a través de una forma de impuesto a la población.

 

Conclusiones

Mientras las ciudades quieran atraer turistas o migrantes calificados, se hace una evaluación comparativa internacional que puede conducir a iniciativas artísticas de moda o fetiche. Sin embargo, esto no excluye que se convierta en uno fijo e incluso convertirse en legado cultural del país. Los resultados muestran que no sólo se deben asignar suficientes fondos del gobierno, también el tiempo suficiente

para que las iniciativas crezcan. Para este fin, la evaluación de crecimiento con un enfoque holístico es particularmente crítico.

 

El estudio demostró que el valor pasivo de eventos artísticos y culturales, no es una cantidad insignificante y puede ser obtenido mediante el método de CV. Éste es un dato cifra útil para incorporar en los ejercicios como el análisis de costo-beneficio para ayudar a guiar la toma de decisiones y justificar el aumento de financiación del Gobierno para la mejora continua de los festivales que se han convertido en fijos. Está información será especialmente importante para los encargados de la política en los países de reciente industrialización acostumbrados a utilizar indicadores cuantitativos para evaluar otros sectores de la economía para asignar fondos públicos

 

L