Políticas Culturales

 

ienvenida la Cuenta Satélite de Cultura. Desde hace ya varios años el equipo de Nomismæ en colaboración con diversas instituciones culturales, ha realizado la medición de la contribución de las actividades culturales y creativas al PIB en México. En nuestra práctica como economistas, analizando el sector cultural hemos reiterado la necesidad de contar con instrumentos de medición que se realicen de manera periódica, replicables y consistentes que sirvan como tablero de control sobre dónde se encuentra el sector cultural del país y hacia dónde queremos dirigirlo.

 

   Desde los primeros esfuerzos realizados por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CONACULTA), con los Atlas de Infraestructura, encuestas sobre consumo cultural, hábitos de lectura, hasta la creación del Sistema de Información Cultural, hemos aplaudido la consante labor de recolección y publicación de datos. No obstante, en enero de este año 2014 una institución reconocida por su alto nivel técnico, como lo es el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en conjunto con CONACULTA, presentaron por primera vez en el país la “Cuenta Satélite de la Cultura de México, 2008-2011” (CSCM). Sin duda es un acontecimiento sin precedentes.

 

   La Cuenta Satélite presenta la cuantificación de los flujos generados por las actividades económicas asociadas a la cultura en un periodo de tiempo determinado. En México la CSCM forma parte del Sistema de Cuentas Nacionales. Así la CSCM es un sistema contable que registra las transacciones que realizan los agentes económicos culturales en el país.

 

    Vale la pena aclarar que ésta difiere con algunas otras mediciones, como lo son aquella realizada por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) y aquella plasmada en el libro ¿Cuánto vale la Cultura? Contribución Económica de las Industrias Protegidas por los Derechos de Autor. Mientras que el primer método se enfoca únicamente en cuantificar las actividades culturales que se llevan a cabo en México, los dos métodos adicionales contemplan un mayor espectro de factores que engloba a todas las actividades económicas vinculadas con las Industrias Protegidas por los Derechos de Autor en su conjunto.

 

   De este modo, para la realización tanto del método “¿Cuánto vale la Cultura? como el de The Economic Contribution of Copyright-Based Industries in Mexico de la OMPI, se utilizaron datos de los Censos Económicos que el INEGI realiza con una periodicidad quinquenal. Dicha recopilación de datos es el acervo estadístico más completo que da cuenta del estado que guarda la economía del país para un periodo determinado.

 

   El principal componente que distingue la metodología del libro ¿Cuánto vale la Cultura? con la metodología de la OMPI, es la medición de la Economía Sombra. La Economía Sombra incluye la producción de bienes y servicios que deliberadamente se escapan de las autoridades por las siguientes razones: evitar el pago de impuestos, evitar contribuciones a la seguridad social, evitar cumplir con ciertas normas legales como salario mínimo, jornadas laborales y normas de seguridad; evitar cumplir ciertos procedimientos administrativos, entre otros (WIPO, 2013).

 

    No cabe duda que la medición de las actividades económicas que se encuentran en la informalidad o economía sombra representan un reto, sobre todo en el ámbito de la cultura. Sin embargo, la Cuenta Satélite a través de la Encuesta Nacional de Consumo Cultural de México 2012 y la medición de la economía sombra buscan hacer frente a este reto. Usualmente lo que se realiza es recopilar información relevante por medio de encuestas, tal es el caso de la medición del INEGI, o realizar extrapolaciones de datos relativos al empleo informal y la actividad económica dependiendo de las características del país (Metodología del Cuanto Vale la Cultura).

Vale la pena mencionar que si bien las cifras de la cuenta satélite se publicaron en 2014, su diseño y ejecución han sido parte de un esfuerzo colectivo de varios años. En ese sentido es de reconocerse que la actual administración encargada de la política cultural del país brinda continuidad a este proyecto, retroalimentando los actuales resultados y con miras a la medición periódica y robusta del valor de la cultura en el país.

 

 

 

 

 

 

Mediciones del Sector Cultural: Cuenta Satélite

B