Políticas Culturales

 

La Cultura para el desarrollo y la política de la UNESCO sobre la protección de los bienes culturales durante los conflictos armados

Autor de la Traducción y Reseña: ‘Culture for development’ and the UNESCO policy on the protection of cultural property during armed conflict. Sigrid Van der Auwera en

The International Journal of Cultural Policy. Dossier del número 3, Vol. 20, 1994, pages 245-260. El Autor, Sigrid Van der Auwera, es profesor de administración cultural en el departamento de administración de la Universidad de Antwerp, Bélgica.

as políticas de la UNESCO sobre la protección de los bienes culturales en caso de conflictos armados no han tenido una buena implementación sobre todo en los países en desarrollo.

 

 

La distribución geográfica de las ratificaciones de la Convención para la protección de bienes culturales en caso de conflictos armados de 1954 tuvo una aceptación desigual. Dividiendo al mundo por regiones, hasta 2011 había ratificada por 121 de 193 miembros con una tasa de ratificación en las regiones que corresponden a Asía y Sureste Asiático y del Pacífico inferior al 50%. Lo mismo pasa con la ratificación y de región del África Subsahariana. Situación semejante ocurre con el Segundo Protocolo de la Convención de la Haya que en 2011 (con muchos menos adherentes hasta la fecha) había sido ratificado por menos del 10% de los países de esas regiones.

 

De los instrumentos acordados en la convención no se ha cumplido el relativo a al Art 26-2 relativo a que los estados miembros deberán enviar un informe cada 4 años que describa las acciones realizadas para el cumplimiento de los objetivos de la Convención. En 2010, señala el autor del texto, sólo un país del área subsahariana había enviado un breve informe y 7 del área de Asia y Sureste Asiático y del Pacífico, entre los cuales estaban Australia y Japón (que no son países en desarrollo).

 

Entre las razones de esta discrepancia el autor apunta las siguientes:

 

- La inspiración y las medidas acordadas en la Convención de la Haya (1954) tuvieron como trasfondo la Segunda Guerra Mundial y los conflictos bélicos internacionales, no los conflictos coloniales.

- En la convención pensaba más en el patrimonio mueble e inmueble, cuando los bienes culturales de los países coloniales son vistos como un todo que incluyen valores y tradiciones.

- El desinterés por el patrimonio cultural de los países coloniales es una herencia del colonialismo que suplantó las culturas indígenas y tradicionales por las normas occidentales.

- Otra causa son los costos de la implementación de medidas de protección que pueden ser altos como los que suponen la identificación, registro y distribución de los emblemas distintivos, la construcción de “escudos” o el establecimiento de servicios especializados en los ejércitos.

- Por otro lado, aunque la ratificación de los dos instrumentos señalados arriba [la Convención de 1954 y el II protocolo de 1999] puede ser financieramente beneficiosa, algunos países prefieren no realizarla para evitar intromisiones en sus asuntos internos. Esta es una de las razones que según dos de los autores citados (Atherton y Atherton) han influido también para inhibir las solicitudes de ingreso a la Lista de Patrimonio Mundial.

- En algunos países con gobiernos inestables, la conservación del patrimonio recibe muy poco interés.

 

La protección de bienes en caso de conflictos armados es importante para los países en desarrollo. En el caso de los países subdesarrollados estos bienes, pueden conducir a diferentes apreciaciones sobre la identidad más aunque que éstas pueden ser fragmentarias o diferentes. Por tanto las identidades pueden ser un objetivo de los conflictos armados. Así el patrimonio se puede convertir en un objetivo bélico. Varios de estos conflictos pueden ser herencia colonial, como la imposición de fronteras, lo que pudo haber dado lugar a la mezcla de diferentes nacionalidades, historias e identidades. En este sentido el autor presenta el caso de la disputa por el templo Preah Vihaer en la frontera de Camboya y Tailandia (sitio también muy próximo a Laos) que fue resuelto por la Corte Internacional de Justicia a favor de Camboya en 1962 sin el acuerdo de Tailandia. Una nueva resolución de 2011 pretendía dar cauce a un acercamiento definitivo pero ello no ha sido posible y en la actualidad la zona es escenario de conflicto entre los dos países.

 

La cultura para el desarrollo

 

Se ha reconocido la importancia de la cultura para el desarrollo. Los Objetivos del Milenio tienen en la cultura uno de sus apoyos más importantes. El protocolo del Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (1966), aunque no habla expresamente de patrimonio si establece que el derecho a participar en la vida cultural (art. 15) incluye la promoción del interés y disfrute del patrimonio de los grupos y minorías indígenas. Por otro lado, recuerda el autor, la falta de tolerancia a la identidad de otros ha conducido a la represión de las expresiones culturales de las minorías. Basado en Barber, el autor añade que la defensa y respeto del patrimonio, como modo de vida de la humanidad, es una condición de la construcción de una sociedad democrática.

 

El autor pasa breve revista a los documentos de UNESCO que establecen la estrecha relación entre desarrollo y patrimonio. A los ya citados añade la declaración de México de 1982, el documento Nuestra Diversidad Creativa de 1996, el documento de Nara sobre Autenticidad Cultural de 1994 y varios más hasta la cumbre Río + 20 de 2012.

 

Iniciativas de la UNESCO para la protección del patrimonio en caso de conflictos armados y su relación con el desarrollo.

 

El autor hace un balance de las medidas tomadas por la UNESCO con este objetivo.

 

- La UNESCO ha luchado por mejorar las garantías de la protección del patrimonio. El art 29 del segundo protocolo establece la creación un Fondo Financiero para colaborar en la protección de este patrimonio. El Fondo entró en funcionamiento en 2009 y el primer solicitante fue El Salvador (23.5 miles de dólares).

 

- Este Fondo también tiene entre sus objetivos prestar asistencia técnica a los países solicitantes.

 

- La UNESCO ha realizado reuniones con países subsaharianos (aunque no hayan ratificado el segundo Protocolo para explicarles los apoyos que brinda. Incluso se ha propuesto un plan de Acción 2011-2015 que, entre sus puntos principales están:

 

  - Enfocar la estrategia de ratificación a las regiones sub-representadas, principalmente las de Asia, Sureste Asiático y del Pacífico y del África Subsahariana, así como potencias militares mundiales y regionales.

 

  -  Promover la colaboración con los Estados miembros de la UNESCO y, en particular, las comisiones nacionales para difundir el formato de información entre el público en general y grupos objetivo así como promover talleres de sensibilización y actividades en los niveles regionales y subregional.

  -  Animar a los estados parte y no partes a traducir el segundo protocolo a sus lenguas nacionales y a otros idiomas con miras a facilitar el proceso de ratificación.

  -  Elaborar un listado de buenas prácticas por los estados parte preocupados por la implementación del Segundo Protocolo.

  -  La Cuarta Reunión de las Partes del Protocolo en 2011 revaloró la importancia de la ratificación de este instrumento.

  -  El autor señala, por otra parte, que como resultado de unas encuestas vía e-mail que él aplicó a personal de esta Convención de la oficina de Addis Abeba, concluyó que hay poca conciencia entre éste de la protección del patrimonio en términos generales dada su especialización en los bienes culturales en situación de conflictos armados. Esto parece ser resultado de sus limitados recursos. Sin embargo el autor señala que la protección de los bienes culturales en caso de conflicto armado inicia en tiempos de paz.

  -   Se han creado comités internacionales para la protección de los bienes culturales de Irak, Afganistán y Angkor (región de Camboya), que promueven programas de desarrollo sustentable.

 

L